Plantas Curativas y Medicinales

Desde el inicio de la humanidad, las personas han utilizado a las plantas no sólo como alimento, sino como medicinas naturales. No se ha registrado tal vez la primera vez que se tomó una infusión o un preparado de hojas machacadas, pero a lo largo de la historia la humanidad ha tenido un enlace permanente con las plantas como suministro de salud. Las plantas fueron nuestras primeras farmacias.

Sin embargo, los avances científicos han traído medicinas más efectivas pero que sin embargo tienen sus contraindicaciones. Lamentablemente ninguna planta puede sustituir un fármaco, pero felizmente puede ayudarnos a combatir, aliviar y prevenir muchas enfermedades y males.

Millones de personas en el mundo confían en las propiedades de las plantas curativas y medicinales.

Plantas Curativas para Aliviar la Fatiga Visual

ANUNCIO

Se conoce como fatiga visual a una alteración funcional negativa , de carácter reversible, debida a un esfuerzo excesivo del aparato visual. Generalmente la fatiga visual se origina como consecuencia de esfuerzo visual prolongado de cerca. Otra causa de fatiga visual es padecer presbicia o vista cansada.

La fatiga visual es una modificación funcional, de carácter reversible, debida a un esfuerzo excesivo del aparato visual. Los síntomas se sitúan a tres niveles:

Molestias oculares: tensión, pesadez palpebral, pesadez de ojos, picores, quemazón, necesidad de frotarse los ojos, somnolencia, escozor ocular, aumento del parpadeo...

Trastornos visuales: borrosidad de los caracteres que se tienen que percibir en las pantallas.

Síntomas extraoculares: cefaleas, vértigos y sensaciones de desasosiego y ansiedad, molestias en la nuca y en la columna vertebral.

Para aliviar estos síntomas hay muchas plantas curativas entre ellas:

a. Manzanilla: antiinflamatoria y antiséptica ideal para combatir alergias, conjuntivitis, ojos cansados y orzuelos. Se usa mediante una infusión preparada con la hierba y luego un algodón embebido en la misma para la limpieza de sus ojos.

b. Llantén: alivia los ojos cansados, enrojecidos o inflamados, se utiliza de la misma forma que la manzanilla, mediante infusión y baño ocular con un algodón embebido en la misma.

c. Eufrasia: reduce significativamente la inflamación. La eufrasia está recomendada en casos de conjuntivitis, inflamación e los párpados, y alergias oculares.

d. Aciano: antiinflamatorio, calmante y proporciona alivio a la vista cansada. Se lo puede usar mediante baños oculares con compresas en los ojos.

e. Rosa silvestre: ayuda a relajar la vista y alivia la inflamación ocular, se usa mediante compresas.

f. Hinojo: alivia las irritaciones de los ojos cansados, se debe aplicar con una gasa embebida en su infusión.

Escrito en Plantas Curativas

No hay comentarios:

Página principal