Plantas Curativas y Medicinales

Desde el inicio de la humanidad, las personas han utilizado a las plantas no sólo como alimento, sino como medicinas naturales. No se ha registrado tal vez la primera vez que se tomó una infusión o un preparado de hojas machacadas, pero a lo largo de la historia la humanidad ha tenido un enlace permanente con las plantas como suministro de salud. Las plantas fueron nuestras primeras farmacias.

Sin embargo, los avances científicos han traído medicinas más efectivas pero que sin embargo tienen sus contraindicaciones. Lamentablemente ninguna planta puede sustituir un fármaco, pero felizmente puede ayudarnos a combatir, aliviar y prevenir muchas enfermedades y males.

Millones de personas en el mundo confían en las propiedades de las plantas curativas y medicinales.

Elimina las Callosidades con Hojas de Hiedra y Vinagre

ANUNCIO

Escrito en Plantas Curativas

Hederá hélix es un tipo de hiedra originaria de los bosques húmedos del oeste, el centro y el sur de Europa. Es una típica planta trepadora que puede alzarse a muchos metros del suelo y ascender por casi cualquier tipo de superficie, como árboles, rocas, paredes. La hoja es brillante por el haz y mate en el envés. Posee dos tipos de ramas, unas fértiles y otras estériles, que se distinguen fácilmente por la forma de sus hojas.

El fruto, venenoso, es redondo y pequeño, con una tonalidad azul oscura, casi negra. Las flores son de color amarillo verdoso. El fruto es venenoso, y que es portador de una sustancia hemolítica que destruye los glóbulos rojos, dando lugar a diarreas con sangre, catarsis, alteraciones nerviosas y palidez; por tanto, nunca debe administrarse por vía oral. Las hojas y el tallo presentan taninos y sales, por lo que resultan de gran utilidad en cicatrizaciones de heridas, llagas y ulceras varicosas. También contienen saponinas, con acción vasoconstrictora, lo que las hace potencialmente activas en el tratamiento de varices, celulitis. La ederina, que es uno de sus componentes, es la principal causante de la toxicidad en la hiedra, por lo que su empleo debe evitarse, y no sobrepasar en ningún caso la dosis indicada por el médico. Se emplea básicamente a nivel tópico, y debe administrarse por vía oral. De forma externa se utiliza como componente en la preparación de pomadas, jabones para reducir la grasa acumulada bajo la piel, en casos de celulitis y tratamientos adelgazantes.  

DECOCCIÓN
Se prepara un litro de agua, en ebullición, a la que se añaden 200 gramos de hojas y tallo descortezado, manteniendo esta temperatura 10 minutos; una vez frio, se filtra, y se emplea el liquido así obtenido en compresas que se aplican. Dependiendo de cómo se lleve a cabo su recolección y su tratamiento, se han empleado las hojas maceradas con vinagre que resultan muy efectivas en la eliminación de callosidades.

No hay comentarios:

Página principal