Plantas Curativas y Medicinales

Desde el inicio de la humanidad, las personas han utilizado a las plantas no sólo como alimento, sino como medicinas naturales. No se ha registrado tal vez la primera vez que se tomó una infusión o un preparado de hojas machacadas, pero a lo largo de la historia la humanidad ha tenido un enlace permanente con las plantas como suministro de salud. Las plantas fueron nuestras primeras farmacias.

Sin embargo, los avances científicos han traído medicinas más efectivas pero que sin embargo tienen sus contraindicaciones. Lamentablemente ninguna planta puede sustituir un fármaco, pero felizmente puede ayudarnos a combatir, aliviar y prevenir muchas enfermedades y males.

Millones de personas en el mundo confían en las propiedades de las plantas curativas y medicinales.

El higo es un Alimento Energético por su Alta Composición en Vitaminas y Minerales

ANUNCIO

Escrito en Plantas Curativas

La higuera es un árbol frutal de la familia de las moráceas. Se trata de un árbol no muy alto pero de anchura bastante considerable, ramificada, con corteza de matiz gris claro. Las hojas son grandes, de formas palmadas o acorazonadas y ásperas al tacto, verdinegras en el haz y más pálidas en el envés.

Las flores son muy pequeñas y apenas visibles. Lo que generalmente se conoce como fruto, el higo, es un receptáculo carnoso cuyo verdadero nombre es sicono.

Los higos contienen abundantes azucares principalmente glucosa y fructosa también sales de hierro, calcio, manganeso, bromo y numerosas vitaminas. Las hojas y siconos verdes poseen un látex blanquecino; este contiene una mezcla de enzimas proteolíticas. Las hojas poseen unos compuestos llamados furocumarinas. En principio se considera un alimento altamente energético por su rica composición en vitaminas y minerales. Otra virtud ampliamente aceptada en medicina popular s refiere a que es balsámico y pectoral, sobre todo para ablandar la tos. La ficina, una de las enzimas que se encuentran en el látex, le proporciona propiedades antiinflamatorias y digestivas. Es un remedio indicado en estreñimiento, catarros, faringitis, irritaciones gastrointestinales e inflamaciones locales como gingivitis, faringitis, abscesos, furúnculos y quemaduras.  

PRECAUCIONES
Hay que tener cuidado con las hojas, ya que pueden producir dermatitis por contacto.  

COLUTORIO
Se hierven durante 20 minutos unos 25 gramos de higos secos, previamente cortados en pedacitos. Añadimos una cucharada de miel, filtramos y se realiza el enjuague con el líquido caliente.  

FRUTO SECO
Los higos, una vez desecados, se pueden tomar en compota o confitura para beneficiarse de sus efectos laxantes.

LÁTEX
El látex de las hojas se ha utilizado mucho para combatir verrugas, pero hay que untarlas todos los días y tener mucha paciencia.

No hay comentarios:

Página principal