Plantas Curativas y Medicinales

Desde el inicio de la humanidad, las personas han utilizado a las plantas no sólo como alimento, sino como medicinas naturales. No se ha registrado tal vez la primera vez que se tomó una infusión o un preparado de hojas machacadas, pero a lo largo de la historia la humanidad ha tenido un enlace permanente con las plantas como suministro de salud. Las plantas fueron nuestras primeras farmacias.

Sin embargo, los avances científicos han traído medicinas más efectivas pero que sin embargo tienen sus contraindicaciones. Lamentablemente ninguna planta puede sustituir un fármaco, pero felizmente puede ayudarnos a combatir, aliviar y prevenir muchas enfermedades y males.

Millones de personas en el mundo confían en las propiedades de las plantas curativas y medicinales.

La Achicoria Utilizarla Como Laxante

ANUNCIO

Escrito en Plantas Curativas
Conocida planta perteneciente a la familia de las asteráceas, fácilmente reconocida por sus típicos capítulos florales de color azulado. Las hojas poseen gran cantidad de vello y tiene un borde dentado. en el siglo XVII comenzó su cultivo como sucedáneo del café en muchos países europeos, ya que la raíz de esta planta mas concretamente su corteza, después de proceder.
A su tueste, sirve para preparar infusiones semejantes al café. Sus flores de los extremos poseen lígula. Los frutos son muy pequeños, e incluso también el vilano, por lo que resulta inservible para desplazar la semilla por el viento.

PROPIEDADES: Diurético, LAXANTE, Hipotensor. En el látex se localizan ciertos principios amargos que confieren a la planta propiedades de tipo aperitivo, por lo que se puede emplear en situaciones de ANOREXIA. También contiene lactonas sesquiterpénicas, hierro y potasio. en las hojas encontramos ácido chicorésido, responsable de su marcada acción colerética, por lo que su empleo resulta apropiado en disquinesias biliares. también se puede utilizar en casos de estreñimiento ya que es levemente laxante y ayuda así a conseguir un efecto depurativo en el organismo. En la raíz encontramos inulina, cuya acción hipotensora junto con cierta bradicardia hace que se le considere antiarritmico, tiene ácido clorogénico e isoclorogénico, con acción antibiótica.

DECOCCIÓN: Cinco gramos de la raíz seca se añade a 250 mililitros de agua, dejándolo hervir durante cinco minutos. El liquido obtenido se toma después de copiosas comidas para facilitar de esta manera la digestión.

JARABE: Se prepara añadiendo sobre cien mililitros de jarabe simple compuesto de agua y azúcar, diez mililitros de extracto fluido de hojas y raíces de achicoria. De este preparado se puede tomar cinco cucharadas al día, como laxante leve.

No hay comentarios:

Página principal