Plantas Curativas y Medicinales

Desde el inicio de la humanidad, las personas han utilizado a las plantas no sólo como alimento, sino como medicinas naturales. No se ha registrado tal vez la primera vez que se tomó una infusión o un preparado de hojas machacadas, pero a lo largo de la historia la humanidad ha tenido un enlace permanente con las plantas como suministro de salud. Las plantas fueron nuestras primeras farmacias.

Sin embargo, los avances científicos han traído medicinas más efectivas pero que sin embargo tienen sus contraindicaciones. Lamentablemente ninguna planta puede sustituir un fármaco, pero felizmente puede ayudarnos a combatir, aliviar y prevenir muchas enfermedades y males.

Millones de personas en el mundo confían en las propiedades de las plantas curativas y medicinales.

La Chirimoya una Fuente Alta de Potasio y Vitamina C

ANUNCIO

Escrito en Plantas Curativas

La curativa chirimoya es un fruto cuyo componente mayoritario es el agua. Destaca su aporte de hidratos de carbono, entre los que predominan la glucosa y fructosa.

Es pobre en grasas y proteínas, pero dado su alto contenido de azucares, su valor calórico es bastante elevado.

Respecto a otros nutrientes, es buena fuente de potasio y vitamina C, en la formación de colágeno, huesos y dientes, glóbulos rojos y favorece la absorción del hierro de los alimentos y la resistencia a las infecciones. Además cumple una función antioxidante.

Contribuye a reducir las tasas de colesterol en sangre y al buen control de la glucemia. Resulta muy recomendable para aquellas personas que sufren de hipertensión arterial o afecciones de vasos sanguíneos y corazón.

Regula el estrés y reduce gran parte del acido úrico. Por su contenido de calcio, retrasa el envejecimiento de los huesos.

¿Cómo consumirlo?
  • Anemia (concentración baja de hemoglobina en la sangre): Consumir la pulpa de la chirimoya diariamente. 
  • Artritis (existencia de inflamación en alguna articulación): Comer chirimoyas por su contenido en vitamina C. 
  • Colesterol (esterol o lípido que se encuentra en los tejidos corporales y en el plasma sanguíneo): Tomar jugo de chirimoya para detener al colesterol malo. 
  • Contracciones Estomacales: La chirimoya es ansiolítica y tranquilizante. Consumir chirimoyas diariamente. 
  • Convalecencia (y descansos médicos): La chirimoya es vigorizante. Incluir la chirimoya en su dieta. 
  • Crecimiento de Niños: Consumir la pulpa de la chirimoya diariamente. 
  • Debilidad Corporal: La chirimoya es vigorizante. Incluir la chirimoya en su dieta. 
  • Debilidad Orgánica: Consumir la pulpa de la chirimoya diariamente. 
  • Decaimiento: El zumo de chirimoya es tónico y estimulante para personas decaídas.  
  • Descalcificación (posiblemente causado por dieta inadecuada o malos hábitos de salud): Consumir la pulpa de la chirimoya diariamente. 
  • Diabetes (concentraciones elevadas de glucosa en la sangre  - hiperglicemia - de manera persistente o crónica): Regula el nivel de glucosa en la sangre, teniendo un efecto saciante evitando el hambre. Consumir chirimoyas habitualmente. 
  • Dispepsia (trastorno de la secreción, motilidad gastrointestinal o sensibilidad gástricas que perturben la digestión): La chirimoya es vigorizante. Incluir la chirimoya en su dieta. 
  • Enfermedades Crónicas en Niños: Consumir la pulpa de la chirimoya diariamente. 
  • Enteritis (diarrea): Comer chirimoyas por su contenido en vitamina C. 
  • Espasmos Estomacales: La chirimoya es ansiolítico y tranquilizante. Consumir chirimoyas diariamente. 
  • Estreñimiento: Comer chirimoyas por su contenido en vitamina C. 
  • Fatiga: El zumo de chirimoya es tónico y estimulante para personas fatigadas. - Gastritis: Comer chirimoyas por su contenido en vitamina C. 
  • Hipertensión: Comer chirimoyas habitualmente. 
  • Memoria: Refuerza la memoria en estudiantes, niños y ancianos. Comer chirimoyas habitualmente. 
  • Osteoporosis: Consumir la pulpa de la chirimoya diariamente. 
  • Problemas Cardiovasculares: Comer chirimoyas habitualmente. 
  • Problemas de Tránsito Intestinal: Comer chirimoyas por su contenido en vitamina C. 
  • Regulación Intestinal: Consumir chirimoyas en forma moderada después del almuerzo.  
  • Reumatismo: Comer chirimoyas por su contenido en vitamina C.

No hay comentarios:

Página principal