Plantas Curativas y Medicinales

Desde el inicio de la humanidad, las personas han utilizado a las plantas no sólo como alimento, sino como medicinas naturales. No se ha registrado tal vez la primera vez que se tomó una infusión o un preparado de hojas machacadas, pero a lo largo de la historia la humanidad ha tenido un enlace permanente con las plantas como suministro de salud. Las plantas fueron nuestras primeras farmacias.

Sin embargo, los avances científicos han traído medicinas más efectivas pero que sin embargo tienen sus contraindicaciones. Lamentablemente ninguna planta puede sustituir un fármaco, pero felizmente puede ayudarnos a combatir, aliviar y prevenir muchas enfermedades y males.

Millones de personas en el mundo confían en las propiedades de las plantas curativas y medicinales.

Plantas Y Arboles curativos: El Abeto y el Alamo

ANUNCIO

1.El Abeto



Existen muchas especies de este árbol y todas son plantas curativas. Pertenecen a la familia de las coníferas que gozan de buena reputación en cuanto a sus prpiedades curativas y vivificantes que poseen.

Caminar en un bosque de pinos, es realmente relajante y energizador. Su aroma inunda el aire confiriéndole una exquisita sensación de bienestar a todo el organismo, sobre todo a los pulmones cansados por el oxígeno viciado de las ciudades.

En las lluvias de primavera, el perfume del pino se esparce en todo el ambiente y todo el paisaje parece revitalizarse con su sola presencia.

Aplicaciones Curativas y Medicinales del Abeto



Con las hojas, piñas y bortes nuevos del abeto se pueden preparar varios tipos de té que tienen un efecto depurativo de la sangre, además es un gran fortificador del sistema respiratorio, ayudando en gran medida a las personas que sufren de asma, a quienes se les recomienda larga caminatas en los bosques de pinos y si es posible que coloquen en sus habitaciones ramas cortadas de pino en floreros, pues su aroma purificará y energizará el ambient. Para las personas que cantan, también se les recomienda tomar un té de pinos, como así el colocar ramas de pinos en sus habitaciones. Por supuesto que observando la medida, es decir guiandose por el sentido comén,, basta con unas ramas puestas en los rincones o en floreros grandes.

Para preparar el té pueden utilizarse, como se dijo más arriba, las hojas, piñas verdes y brotes, que se colocarán a razón de 20 gramos en un recipiente y se le agregará 1 litro de agua hirviendo dejando en reposo media hora. Luego se filtrará para poder beberse una taza cada 6 horas, endulzada con miel de abeja o melaza.

La siguientes es una lista de enfermedades en lñas cuales actúa eficientemente el abeto:

  • Resfríos
  • Ronqueras
  • Tos Rebelde
  • Catarros
  • Laringitis
  • Problemas de la Garganta
  • Asma
  • Gripe
  • Hinchazones por golpes
  • Enfermedades nerviosas
  • Depresiones
  • Nostalgias
  • Decaimientos
  • Tuberculosis
  • Reumatismo
  • Gota
  • Afecciones de la Piel
  • Acné
  • Herpes
  • Granos
  • Mala digestión
  • Debilidad Estomacal
  • Dispepsia
  • Enfermedades del aparato urinario
  • Problemas de la vejiga
  • Inctericia
  • Sudor excesivo en manos y pies
  • Dolores musculares y reumaticos
  • Tos crónica
  • Problemas de la matriz

También podemos obtener el jugo frsco de los brotes, ramas tiernas y piñas del abeto, exprimiendolo manualmente o con la maquina casera de extraer jugos. Se puede tomar media cucharadita cada 2 horas si fuera necesario en caso de enfermedades rebeldes. En oco tiempo se restablecerá la salud, además de cuidarla mediante una dieta de alimentos sanos y completos. Con el jugo obtenido también pueden hacerse fricciones en partes doloridas por los problmas antes mencionados, como por ejemplo en caso de dolores de cintura, huesos o golpes. Al usar este jugo también se previene en tiempos de gripes o enfermedades del sistema respiratorio ya que actúa fortaleciendo el organismo ante los ataques de dichas enfermedades.

En caso de herpes, se puede aplicar con un algodón embebido en el jugo y pasar por la zona afectada 2 o 3 veces al dia hasta que desaparezcan. También es conveniente practicar un baño de inmersión en un preparado a base de abetos.

Para realizar con más probabilidades de éxito una curación con el abeto, además de tomasr el té, se debería hacer baños de inmersión con un preparado de hojas de ino. Se cortan ramas de pinos, 1 kg máximo, y se pone a hervir en una buena cantidad de agua. Luego se filtra y el té resultante se volcará en el agua de la bañera o tina. Luego tomar un baño de inmersión por espacio de 20 a 30 minutos.

Preparación del extracto



Se tomarán 10 piñas verdades y se cortarén en pequeños trozos, colocandolas en un rcipiente de vidrio o enlozado. Vierta agua fría sobre las piñas hasta tapar la cantidad de piñas.. Dejelas en maceración fría durante 24 horas. Luego cocinar esta preparación a fuego lento durante 40 minutos, al cabo del cual deberá retirar del fuego, filtrar y agregarle al agua miel pura de abeja, y la mitad aprixmadamente del volumen del agua. Vuelva a colocar sobr el fuego y cocine a fuego lento hasta que tome una consistencia de jarabe.

Este preparado es aconsejable para las personas que sufren de problemas de los pulmones, amáticos y de nervios. Cada tres horas tomar una cucharadita.

No se olvide de caminar en sitios abiertos y con gran cantidad de pinos, esto será de gran ayuda y en poco tiempo notará la diferencia.

2.El Alamo



El álamo es un árbol grande, frondoso y lleno de energía en todas sus etapas de crecimiento. Se le conoce en todos los países, pero pocos conocen sus propiedades curativas de este buen árbol.

Las yemas de sus ramas, sobre todo las que contienen resina, son muy buenas para tratar algunas enfermedades.

Su aplicación es activa en:

Catarros
Pulmones
Hemorroides
Labios Agrietados
Sabañones
Piel Reseca agrietada
Enfermedades de las vía urinarias
Granos
Vejiga
Enfermedades crónicas del Pecho
Problemas de la Piel

Se puede preparar un té con las yemas de álamo y se emplea tanto exterior como interiormente. Se prepara una infusión, es decir colocar una pequeña cantidad, una cucharadita, en la taza y se le agrega agua hirviendo, se deja reposar, endulzar y tomar.

En caso de usar exteriomente se aplica el té obteniendo en forma de fomentos tibios o cataplasmas, o compresas sobre la zona afectada.

Aquí la cantidad a usar es 20 gramos de yemas en 1 litro de agua. Se prepara haciendo una infusión: puede tomarse diariamente de 3 a 4 pocillos de té.

Para casos de hemorrides, se puede hacer un cocimiento, es decir se colocan 40 gramos de yemas de alamo en un litro de agua, y se hace hervir por unos minutos. Luego se deja entibiar y se hacen baños de asiento o colocando fomentos en la zona afectada 3 o 4 veces al día.

En ciertas etapas del año, por ejemplo en primavera, que la savia está en aumento se puede hacer una incisión en el tronco para extraer el jugo del árbol, y usarlo para tratar las enfermedades antes citadas, tomando una cucharadita del jugo 3 veces al día, puede mezclarse con un poco de jugo de naranjas para que resulte agradable al apaldar. Este jugo también puede usarse exteriormente para tratar enfermedades de la piel, hemorroides, granos rebeldes, etc.




Escrito en Plantas Curativas

No hay comentarios:

Página principal