Plantas Curativas y Medicinales

Desde el inicio de la humanidad, las personas han utilizado a las plantas no sólo como alimento, sino como medicinas naturales. No se ha registrado tal vez la primera vez que se tomó una infusión o un preparado de hojas machacadas, pero a lo largo de la historia la humanidad ha tenido un enlace permanente con las plantas como suministro de salud. Las plantas fueron nuestras primeras farmacias.

Sin embargo, los avances científicos han traído medicinas más efectivas pero que sin embargo tienen sus contraindicaciones. Lamentablemente ninguna planta puede sustituir un fármaco, pero felizmente puede ayudarnos a combatir, aliviar y prevenir muchas enfermedades y males.

Millones de personas en el mundo confían en las propiedades de las plantas curativas y medicinales.

Combate los Malestares de la Menopausia con Soya y Linaza

ANUNCIO

Todas las mujeres pasan por la menopausia, algunas con más severidad que otras. 
Sepa cómo minimizar los síntomas y disminuir sus efectos negativos sobre la salud con estas plantas curativas, la soya y la linaza.





La Soya el alimento natural de la menopausia

La soya es una legumbre que contiene grandes cantidades de fitoestrógenos y es una de las mejores fuentes de isoflavonas. Las isoflavonas son muy parecidas a los estrógenos producidos por el cuerpo. Estos compuestos compiten con los estrógenos por el mismo receptor y pueden producir efectos parecidos.

El mecanismo exacto por el cual se producen los calores en la menopausia todavía no está claro, pero se cree que una disminución en los niveles de estrógenos es lo que los provoca. Por esta razón, las mujeres podrían beneficiarse del efecto estrogénico de la soya.

Según la Asociación Americana de Dietética, una dosis de 50 a 70 mg/día de extracto de isoflavonas puede disminuir en un 40%-60% la severidad de los calores producidos por la menopausia.

En conclusión, la soya podría ayudar a disminuir la intensidad de los síntomas, pero no la incidencia de éstos. La soya puede ayudar a prevenir algunos problemas que se acentúan después de la menopausia, como la osteoporosis, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer.


Soya y Linaza: contra la menopausia. 

La menopausia empieza al terminar la menstruación, alrededor de los 40 y 50 años. Con el tiempo, los ovarios pierden gradualmente la habilidad de producir estrógeno y progesterona.
La alimentación juega un papel fundamental en el control de los síntomas negativos de la menopausia. Una alimentación adecuada ayudará a equilibrar las hormonas femeninas y prevenir una serie de enfermedades a las cuales la mujer durante este periodo sexual es más propensa.

Síntomas de la menopausia

Los síntomas de la menopausia son tan diferentes e individuales en las mujeres. La duración y severidad de los síntomas son variables. La menopausia es una parte natural de la vida porque todas las mujeres lo sufren, algunas con más dificultad que otras. Pero una cosa que todas las mujeres tienen en común es la habilidad para determinar las opciones sobre cómo tratar con sus síntomas menopaúsicos.

Los síntomas psicológicos

Las ansiedades, la dificultad de concentrarse, la exageración al menor problema, fácil irritabilidad, el olvido y los cambios de humor son los problemas psicológicos típicos. Los estudios indican que muchos casos de la depresión relacionan más con las circunstancias que con la menopausia en sí misma.

El hablar con otras mujeres, que están pasando por la menopausia, ayuda mucho a superar los síntomas emocionales.

Calores y otros síntomas vasomotores

Los calores son el síntoma más frecuente de la menopausia. Los calores pueden comenzar 4 años antes que finalice la menstruación, pero ellos continúan generalmente un año o dos después de la menopausia. Los calores son ondas repentinas de calor del cuerpo, generalmente en la cara o en el pecho. Pueden ser acompañados de palpitaciones, transpiración, frialdades o sudoración nocturna.

Interrupciones del sueño

Durante la menopausia puede experimentarse el insomnio o sueños disturbados. Estos pueden manifestarse de muchas formas incluyendo la dificultad para dormir o despertarse durante la noche.

Problemas urinarios

La incontinencia aumenta con la edad, y hay evidencia de que la pérdida del estrógeno desempeña un papel importante. Durante la menopausia, los tejidos en la zona urinaria también cambian, a veces dejando a las mujeres más susceptibles a la pérdida involuntaria de orina, particularmente si ciertas enfermedades crónicas o las infecciones urinarias están también presentes.

Se recomienda ejercitarse, toser, reír, levantar objetos pesados, o movimientos similares que aplican presión en la vejiga y que pueden hacer que se escapen pequeñas cantidad de orina. La carencia del ejercicio regular puede contribuir a esta condición. Es importante saber que el entrenamiento de la vejiga es un tratamiento simple y eficaz para la mayoría de los casos.


Buena alimentación

Una alimentación rica en alimentos vegetales con muchas vitaminas, fibra y minerales ayudará a evitar la tendencia a la hinchazón y evitará la aparición de enfermedades metabólicas como la obesidad, el colesterol o los problemas cardíacos. Estos alimentos pueden ayudar a evitar el debilitamiento y caída del cabello, la sequedad de la piel, los sofocos nocturnos o los episodios depresivos.

Al mismo tiempo deberemos evitar aquellos alimentos grasientos, especialmente los que contengan grasas saturadas, cuya ingestión solo puede hacer aumentar nuestro peso o facilitar la aparición de colesterol.

Es importante tomar grasas insaturadas, como el aceite de oliva o adquirir estos principios de otros alimentos vegetales como las nueces o almendras, muy ricas en ácidos grasos insaturados Omega 3 que previenen la formación de trombos en la sangre y la aparición de problemas cardiovasculares.


Linaza para la menopausia

Comer semillas de linaza reduce considerablemente los sofocos que sufren las mujeres durante la menopausia.

Los sofocos ocurren generalmente entre los 45 a 50 años en el momento en que las mujeres comienzan la menopausia, algunas veces antes. Un estudio reciente que incluyó a 29 mujeres en periodo menopaúsico que sufrían sofocos especialmente fuertes. Dieron cuarenta gramos de semillas de linaza al día. Se sabe que la linaza contiene antioxidantes y omega 3.

Gracias a su efecto antiestrógeno, las semillas de linaza ayudaron a disminuir los malestares de la menopausia. Las semillas de linaza también podrían ayudar a disminuir el riesgo de cáncer de mama.

Después de 6 semanas tomando semillas de linaza, las voluntarias informaron de una mejora en su calidad de vida. La frecuencia de sus sofocos disminuyó por término medio un 50% y afirmaban sentirse de mejor humor, tener menos dolores articulares y musculares, sudar menos y sentir menos escalofríos.

No sólo las semillas de linaza alivian a las mujeres de sus sofocos sino que tienen también un efecto positivo sobre su salud tanto física como mental.


Escrito en Plantas Curativas

No hay comentarios:

Página principal