Plantas Curativas y Medicinales

Desde el inicio de la humanidad, las personas han utilizado a las plantas no sólo como alimento, sino como medicinas naturales. No se ha registrado tal vez la primera vez que se tomó una infusión o un preparado de hojas machacadas, pero a lo largo de la historia la humanidad ha tenido un enlace permanente con las plantas como suministro de salud. Las plantas fueron nuestras primeras farmacias.

Sin embargo, los avances científicos han traído medicinas más efectivas pero que sin embargo tienen sus contraindicaciones. Lamentablemente ninguna planta puede sustituir un fármaco, pero felizmente puede ayudarnos a combatir, aliviar y prevenir muchas enfermedades y males.

Millones de personas en el mundo confían en las propiedades de las plantas curativas y medicinales.

La Fumaria una Planta con un Alto Contenido en Sales Potásicas

ANUNCIO

Escrito en Plantas Curativas

La fumaria es una planta herbácea anual de la familia de las fumariáceas, nativa de Europa meridional. Alcanza una altura de 70cm. El tallo de sección angulosa, presenta ramificaciones que comienzan desde la parte baja y continúan hasta el ápice.


Las hojas tienen una coloración verde apagado, que en determinaciones zonas es casi blanquecino. Florece en los meses de primavera, cuando dan lugar a unos racimos de florecillas, cada una de ellas de tamaño bastante pequeño.

Contienen flavonoides derivados del esquecetol que le proporcionan acción espasmolítico, colerético y colagoga, por lo que emplean en disquinesias biliares, colecistitis, cirrosis, hiperlipidemias y procesos que cursan con arteriosclerosis.

Tienen asimismo alcaloides, entre los que se encuentra la protopina también llamada fumaria que le confiere acción antihistamínica, antiasmática, antiinflamatoria y antiserotonínica. Además podemos encontrar sales potásicas que le dan acción como diurético y depurativo. Se ha observado una actividad cardiotónica y antiarrítmica, por lo que su empleo en hipertensión, oliguria, urolitiasis y además resulta también apropiado. Su sabor amargo se debe a la presencia en taninos, por lo que es difícil de eliminar.  

ZUMO DE LA PLANTA FRESCA
40 gramos que se pueden administrar tres veces al día, antes de las principales comidas.

INFUSIÓN
40 gramos se infunden durante 15 minutos en un litro de agua, pudiendo tomar dos o tres tazas al día, antes de las comidas.  

EXTRACTO FLUIDO
15 gotas en medio vaso de agua, antes de las dos principales comidas del día.  

POLVO
7 gramos de planta seca que se reparten a lo largo del día en varias tomas. Existen comprimidos comercializados que contienen unos 400 miligramos del extracto seco nebulizado; se pueden tomar 5 comprimidos cada día.  

POLVO PARA USO EXTERNO
Se preparan infusiones de la sumidad florida, troceada y desecada, aplicándolo sobre eczemas y en forma de compresas dos veces al día.

No hay comentarios:

Página principal