Plantas Curativas y Medicinales

Desde el inicio de la humanidad, las personas han utilizado a las plantas no sólo como alimento, sino como medicinas naturales. No se ha registrado tal vez la primera vez que se tomó una infusión o un preparado de hojas machacadas, pero a lo largo de la historia la humanidad ha tenido un enlace permanente con las plantas como suministro de salud. Las plantas fueron nuestras primeras farmacias.

Sin embargo, los avances científicos han traído medicinas más efectivas pero que sin embargo tienen sus contraindicaciones. Lamentablemente ninguna planta puede sustituir un fármaco, pero felizmente puede ayudarnos a combatir, aliviar y prevenir muchas enfermedades y males.

Millones de personas en el mundo confían en las propiedades de las plantas curativas y medicinales.

Utiliza las Hojas de la mandarina como tónico y aperitivo

ANUNCIO

Escrito en Plantas Curativas


La mandarina es el fruto del mandarino. Pertenece al grupo llamados hesperidios. No es muy alto, pues nunca sobrepasa los 3 metros. Las hojas se presentan en una única pieza foliar persistente. Los pétalos son lanceolados, de forma alargada, esto es, el ancho es varias veces inferior a la longitud del pétalo, recorrido por filamentos lineales de márgenes paralelos.

La floración se produce en primavera, dando lugar a unas flores muy aromáticas que se agrupan en fascículos, es decir, formando unos pequeños manojillos. Su coloración es blanca y en el interior encontramos estambres que apenas están soldados. El fruto ofrece una característica coloración anaranjada, es de piel brillante, fácilmente separable de la pulpa que suele estar constituida por unos 10 gajos de aproximadamente 5 cm. De agradable y refrescante sabor dulce.

El pericarpio más comúnmente conocido como la cascara de mandarina es muy rico en esencias, al igual que las flores, lo que le confiere acción ligeramente sedante. Las hojas contienen un principio amargo que se emplea como tónico y aperitivo, a la vez que cierta acción eupéptica. Su pulpa está formada por un considerable número de gajos llenos de jugos; lo cual contiene mucha vitamina C, flavonoídes y aceites esenciales. El consumo abusivo de sus frutos puede producir efecto laxante.  

INFUSIÓN
En primer lugar hay que tomar la precaución de eliminar residuos tóxicos depositados en las hojas, provocados por la acción de pesticidas que son necesarios para el buen desarrollo del árbol; se escogen:

10 gramos de hojas desecadas, se añaden a un litro de agua previamente hervida. Dejándolas en contacto durante 10 minutos; una vez filtrado, del liquido se pueden tomar hasta tres tazas al día, empleándolas como ligero sedante.

No hay comentarios:

Página principal