Plantas Curativas y Medicinales

Desde el inicio de la humanidad, las personas han utilizado a las plantas no sólo como alimento, sino como medicinas naturales. No se ha registrado tal vez la primera vez que se tomó una infusión o un preparado de hojas machacadas, pero a lo largo de la historia la humanidad ha tenido un enlace permanente con las plantas como suministro de salud. Las plantas fueron nuestras primeras farmacias.

Sin embargo, los avances científicos han traído medicinas más efectivas pero que sin embargo tienen sus contraindicaciones. Lamentablemente ninguna planta puede sustituir un fármaco, pero felizmente puede ayudarnos a combatir, aliviar y prevenir muchas enfermedades y males.

Millones de personas en el mundo confían en las propiedades de las plantas curativas y medicinales.

Para Reforzar las Encías Prepara un Enjuague Bucal con Hojas de Granada

ANUNCIO

Escrito en Plantas Curativas

El granado es un árbol frutal perteneciente a la familia de las punicáceas, que puede alcanzar hasta 5 metros de altura. Tiene unas ramas muy flexibles, provistas de espinas. Las hojas son lanceoladas, onduladas, brillantes y algo rojizas. Las flores nacen de una en una, esparcidas por todas las sumidades del árbol y son de singular belleza.

En cuanto al fruto se le conoce con el nombre de granada y se trata de una gruesa baya globosa, coriácea, coronada por residuos de pétalos del cáliz, y contiene gran número de semillas prismáticas de color rojo granate, carnosas y con un agradable sabor algo acido.

El granado contiene diversos alcaloides, localizados principalmente en la corteza de la raíz. Además también es particularmente rico en materias minerales y taninos.

Los granos del fruto, aparte de agua, tiene azucares, acido cítrico y gran cantidad de acido ascórbico (vitamina C). Es un excelente antihelmíntico, sobre todo contra la tenia, a la que paraliza o mata, según la dosis. La corteza de los frutos es astringente y anti diarreico y los frutos en si actúan como refrescantes, antipiréticos y estrogenitos.  

PRECAUCIONES
Debemos tener cuidado con la corteza de la raíz, ya que los alcaloide que contiene pueden provocar efectos tóxicos si se administran en dosis inadecuadas.  

DECOCCIÓN
A partir de la corteza de la raíz o del tronco. Se maceran 60 gramos de la corteza de ½ litro de agua, durante un día; luego se hierve hasta que se reduzca el liquido a la mitad y se toma el resto en ayunas, a intervalos de 20 minutos. Para finalizar el tratamiento se administra un purgante, eliminándose con ello los gusanos intestinales.  

INFUSIÓN PARA ENJUAGUES
Para reforzar las encías se prepara un infusión con ½ litro de agua y 25 gramos de flores. Se enjuaga la boca varias veces al día.

No hay comentarios:

Página principal