Plantas Curativas y Medicinales

Desde el inicio de la humanidad, las personas han utilizado a las plantas no sólo como alimento, sino como medicinas naturales. No se ha registrado tal vez la primera vez que se tomó una infusión o un preparado de hojas machacadas, pero a lo largo de la historia la humanidad ha tenido un enlace permanente con las plantas como suministro de salud. Las plantas fueron nuestras primeras farmacias.

Sin embargo, los avances científicos han traído medicinas más efectivas pero que sin embargo tienen sus contraindicaciones. Lamentablemente ninguna planta puede sustituir un fármaco, pero felizmente puede ayudarnos a combatir, aliviar y prevenir muchas enfermedades y males.

Millones de personas en el mundo confían en las propiedades de las plantas curativas y medicinales.

Combate La Diarrea Con Membrillo

ANUNCIO

Escrito en Plantas Curativas

El membrillo único miembro del genero cydonia. Es un árbol de unos 3 metros de altura, con un tronco bastante retorcido y tortuoso y un aspecto general que recuerda al manzano. Las hojas poseen un largo peciolo, de color verde en el haz y un envés más blanquecino por la vellosidad que presenta. Las flores de tamaño grande y color amarillo. Su fruto es el conocido membrillo, que se encuentra recubierto por una pequeña vellosidad de tonalidad grisácea o rojiza cuando esta verde y que pierde al llegar su maduración.

Es antidiarreico, astringente, en las yemas y en las hojas hay un glucósido que se descompone, dando acido cianhídrico. En el fruto encontramos una gran cantidad de azucares, solo ellos suponen un 9% del peso total de la planta. Además podemos localizar acido tartárico, acido málico y acido tánico, que le confieren propiedades astringentes hecho conocido desde tiempos antiguos, ya que tradicionalmente se empleaba para combatir diarreas.

Las semillas contienen gran cantidad de mucilagos (más de un 22%) además de la amigdalina, que es un glucósido con el que se debe trabajar con precaución, ya que cuando se prepara un mucilago de semillas de membrillo estas nunca se deben abrir, pues la amigdalina se descompone, dando acido cianhídrico que haría toxico este mucilago; así pues, su empleo es únicamente valido por vía externa. En el supuesto de que se prepare el mucilago en condiciones, servirá para calmar la tos y tratar afecciones respiratorias y digestivas.

DECOCCIÓN 
Se añade 10 gramos de semillas en 300 ml. De agua, dejando la mezcla hervir durante 15 minutos. El líquido así obtenido se emplea como antiinflamatorio a nivel dérmico.

JARABE 
Se cuecen dos membrillos con piel y semillas en agua azucarada durante 20 minutos; después se procede a un filtrado y del líquido obtenido se extrae una cucharada que se añade a medio vaso de agua, empleándose para descongestionar la garganta mediante la práctica de gargarismos.

No hay comentarios:

Página principal