Plantas Curativas y Medicinales

Desde el inicio de la humanidad, las personas han utilizado a las plantas no sólo como alimento, sino como medicinas naturales. No se ha registrado tal vez la primera vez que se tomó una infusión o un preparado de hojas machacadas, pero a lo largo de la historia la humanidad ha tenido un enlace permanente con las plantas como suministro de salud. Las plantas fueron nuestras primeras farmacias.

Sin embargo, los avances científicos han traído medicinas más efectivas pero que sin embargo tienen sus contraindicaciones. Lamentablemente ninguna planta puede sustituir un fármaco, pero felizmente puede ayudarnos a combatir, aliviar y prevenir muchas enfermedades y males.

Millones de personas en el mundo confían en las propiedades de las plantas curativas y medicinales.

La Violeta (Expectorante, Balsámico Hipotensor)

ANUNCIO

Escrito en Plantas Curativas

La violeta es una planta perenne o vivaz que carece de tallo aparente; las hojas arrancas de la cepa misma y se sostienen por largos rabillos. Son grandes y con una bonita forma acorazonada; las flores, de color violeta y perfumado, también se disponen en largos pedúnculos.  

PROPIEDADES
Expectorante, balsámico hipotensor. Las flores de violetas son ricas en mucílago, poseen trazos de esencia, pequeñas cantidades de acido salicílico y otros compuestos como la violamina. En la raíz podemos encontrar además alcaloides como la odoratina, diversas saponinas y ácidos orgánicos. Se ha empleado principalmente para ablandar la tos y fluidificar las secreciones de las vías respiratorias, es decir, para facilitar la expectoración. El mucílago de las flores posee propiedades demulcente, antitusivas y antiinflamatorias. Por su parte, del acido salicílico se conocen sus propiedades como analgésico y antipirético; por las saponinas que contiene la raíz se ha utilizado para provocar el vómito.  

PRECAUCIÓN
Hay que tener en cuenta que, a grandes dosis, puede provocar vómitos, por lo que es desaconsejable su abuso.

DECOCCIÓN
Se hierve en agua 5 gramos de raíces; cuando el líquido se ha reducido a un tercio, se endulza con miel o azúcar y se bebe rápidamente. Excelente para el catarro y la tos.  

JARABE
100 gramos de flores frescas en un litro de agua hirviendo; después de 12 horas se cuela el liquido, exprimiendo bien las flores, y se añaden 2 kilos de azúcar. Se filtra tras 2 o 3 días y se guarda. Las dosis recomendables es una cucharada de jarabe cada dos horas.  

CATAPLASMA
Para eliminar hinchazones producidas por golpes y contusiones se prepara una cataplasma con hojas Frescas, hervidas en poco agua, para aplicar en caliente sobre la parte dolida.

No hay comentarios:

Página principal