Plantas Curativas y Medicinales

Desde el inicio de la humanidad, las personas han utilizado a las plantas no sólo como alimento, sino como medicinas naturales. No se ha registrado tal vez la primera vez que se tomó una infusión o un preparado de hojas machacadas, pero a lo largo de la historia la humanidad ha tenido un enlace permanente con las plantas como suministro de salud. Las plantas fueron nuestras primeras farmacias.

Sin embargo, los avances científicos han traído medicinas más efectivas pero que sin embargo tienen sus contraindicaciones. Lamentablemente ninguna planta puede sustituir un fármaco, pero felizmente puede ayudarnos a combatir, aliviar y prevenir muchas enfermedades y males.

Millones de personas en el mundo confían en las propiedades de las plantas curativas y medicinales.

Las Vitaminas

ANUNCIO

Bajo el nombre genérico de “vitaminas”, se engloban diversas sustancias orgánicas que necesitamos ingerir, aunque en pequeñas cantidades, para completar – en algunos casos – necesidades energéticas y estructurales (masa corporal).

Fueron descubiertas en 1897, cuando el fisiólogo holandés Christian Eijkman halló que muchas de las enfermedades atribuidas a infecciones contagiosas se debían, en realidad, a una falta de vitaminas en la dieta.

Las vitaminas se clasifican en:
  • Hidrosolubles: solubles en agua
  • Liposolubles: solubles en grasa o aceite
a) Vitaminas hidrosolubles comprenden:

El complejo B
Es imprescindible en la nutrición para el buen funcionamiento del sistema nervioso. Está conformado por 12 sustancias, de las cuales las más importantes son: la vitamina B1 – conocida como antiberibérica – que se halla en la yema de los huevos, hígado de res, maíz, arroz y trigo; y la vitamina B2 que es importante para el crecimiento.

La Vitamina C
Su falta produce el escorbuto, una hinchazón de las encías, que en casos extremos puede llegar a provocar la muerte por desfallecimiento cardíaco. Se encuentra en las frutas ácidas (naranja, mandarina, limón, etc.) y en las verduras frescas.

b) Vitaminas liposolubles

La Vitamina A
Es producida en el organismo a partir de una sustancia colorante conocida como betacaroteno. Se encuentra – en abundancia – en la manteca, la yema del huevo, la leche, la zanahoria, y las espinacas.
Su ausencia causa ceguera nocturna, cicatrización deficiente, sequedad en la piel, etc.

La Vitamina D
También llamada antirraquítica, es producida en la piel por exposición a los rayos solares; muchas veces es insuficiente, excepto en los climas cálidos. Los niños que reciben poca vitamina D no pueden absorber el calcio conveniente y sus huesos se reblandecen y deforman y sus articulaciones se hinchan. Esta enfermedad se denomina raquitismo.

La Vitamina E
Su deficiencia puede ocasionar esterilidad, es decir, influye directamente en las funciones reproductoras. Se encuentra, en grandes cantidad, en la jalea real y el germen de trigo.

La Vitamina K
Es producida por la flora intestinal. También se encuentra en muchos alimentos como el hígado de res, uvas, peras y hortalizas. Esta vitamina tiene un importante papel en el proceso de la coagulación sanguínea.

No hay comentarios:

Página principal